Restaurantes recomendados en Zarautz

Zarautz es un pueblo pequeño muy cercano a San Sebastián, quizá uno de los más bonitos de la costa guipuzcoana.

Sin duda es famoso por poseer una de las playas más preparadas y con mejores condiciones para los amantes del surf.

Pero si algo ha dado fama a Zarautz a nivel gastronómico es el restaurante de Carlos Arguiñano.

A nosotros no nos defraudó.

Restaurante Karlos Arguiñano

Por lo que pude observar durante los días previos, el restaurante Karlos Arguiñano es uno de los más controvertidos de la red.

Nos encontramos con una gran variedad de opiniones para todos los gustos y creo que casi a partes iguales.

Lo nuestro no deja de ser una opinión personal, cada cual que juzgue en función de sus gustos.

Llevábamos ya mucho tiempo con ganas de visitar el restaurante ya que Karlos es nuestro favorito, del que copiamos y aprendemos recetas continuamente en nuestra casa, sobretodo por la facilidad de las mismas y su buen resultado final.

En primer lugar, a pesar de ser un día frío, la ubicación es extraordinaria, en plena playa de Zarautz, con unas vistas impresionantes.

El servicio nos pareció super profesional, pero con encanto, si la prepotencia habitual de los grandes restaurantes, clientes de cualquier tipo, y trato exquisito y cordial, sin agobiar.

Organizan muy el salón con diferentes horas para comer y eso conlleva un servicio puntual y casi personal.

 Servicio  Lugar Entradas Carnes  Pescados Postres   Vinos
Excelente  Excelente  Muy Bien  Muy Bien Muy Bien    Muy Bien Muy bien

Creo que varían el menú dependiendo de la temporada y constantemente, pero hablaremos sobre nuestra experiencia.

No pedimos el menú degustación y nos dejamos guiar por la señora que nos atendía y que escuchaba nuestros gustos.

Solicitamos dos entrantes, el primero una ensalada de confit de pato con vinagreta de finas hierbas. No es algo extremadamente difícil de conseguir pero nos resultó muy agradable.

Para probar nos arriesgamos con los canelones fritos de vieira, gamba y puerro. La presentación no era exquisita pero creo que no hay otra forma. El fondo, con riesgo, pero con un grato resultado. Nos gustó y mucho.

De segundo yo me incliné por el pescado y acerté de lleno. Pedí tacos de rape con salsa vizcaína y txangurro. El primer impacto fué muy negativo, quizá por lo fuerte del txangurro, pero a medida que iba troceando el sabor iba cambiando hasta dejarlo en delicioso. Jamás me ha sorprendido un plato en este aspecto y dudo que sea una elaboración premeditada, pero el sabor de boca que me dejó fué muy agradable.

Envidia me daba mi pareja con el pichón asado con Chop-Suey de verduras rebañanado cada diminuto hueso sin compasión.

Los precios nos resultaron muy normales, no vi aquello de que pagas por el nombre, salvo en los postres. Entiendo que requieren una elaboración especial pero sí que nos parecieron algo extremos. Eso sí, la calidad insuperable. 

Volcán de chocolate con coulis de mango. Gran acierto el mango, del volcán, pues eso, puro placer. Y probamos también La copa de Eva, de grata elaboración y perfecta mezcla de sabores.

Si los postres nos parecieron caros, los vino, sin embargo, nos resultaron baratos en exceso. No incluimos una segunda botella por aquello del conducir, pero el precio invitaba a ello. Bodega generosa en todos sus ámbitos, tanto por cantidad como por calidad. Nos decantamos por un Pétalos del Bierzo, quizá porque cada día que abro una botella del Bierzo me resulta de mayor calidad que la anterior y lo tengo de moda en casa. Acierto seguro.

En definitiva, quizá vamos al Karlos Arguiñano esperando encontrar un restaurante tipo Arzac o Buli pero de precio asequible, pero nos confundimos. Yo creo que el Karlos Arguiñano es un buen restaurante, en un lugar privilegiado, con un precio normal al nivel de los buenos restaurantes donostiarras y con un toque especial resultado de este magnífico cocinero. Comidas normales, sin grandes experimentos, de gran calidad y buena cantidad, pero con un servicio de alto standing, hiper profesional, bien preparado y excelentemente organizado.

Espero repetir pronto y, a ser posible, visitando el hotel.

Fotografías del restaurante Karlos Arguiñano

Localización y reservas del Restaurante Karlos Arguiñano de Zarautz

Dirección:c/ Mendilauta, 13 Zarautz (Gipuzkoa) País Vasco 20800 España

E-mail: kahotel@karlosnet.com

Teléfono: 943 13 00 00

Información: Las reservas para el Hotel Restaurante Karlos Arguiñano se realizan en el teléfono 943 130 000.
No atendemos reservas vía mail sin antes haberlas formalizado telefónicamente.
Horario de reservas: de 08:30 a 14:30 horas y de 17:00 a 22:00 horas. Si bien la centralita está abierta las 24 horas.
Los contenidos de Google Maps no se muestran debido a tu configuración de cookies actual. Haz clic en la Política de cookies (cookie funcional) para aceptar la Política de cookies de Google Maps y visualizar el contenido. Para más información consulta la Política de privacidad de Google Maps.

Escribir comentario

Comentarios: 0